Pensar que lo había perdido

7 11 2009

Por Gorio

Era inútil pensar que lo había perdido para siempre, pero jamás olvidaría que a su lado pasó muchas horas de su vida y que le regaló maravillosos momentos.

Cuando se quedaba sola en casa, él era el que le hacía compañía. Se colocaba cuidadosamente a su vera y compartía su tierno cariño con ella. Le demostraba todo el amor que le profesaba.

Salían dos o tres veces al día a pasear y recorrían juntos aquellas avenidas tan floridas y llenas de árboles. Cuando el tiempo lo permitía, se montaban en el coche y se dirijían a la playa, les encantaba.

Caminaban cerca del agua sin pensar en nada más que estar juntos y disfrutar de la arena, del sol y de ese momento tan fantástico.

El tiempo fue pasando, irremediablemente, pero esos sentimientos jamás desaparecieron, nunca. Cuando se marchó de su vida, se le quedó una enorme pena incrustada en el corazón, y su alma perdió una parte de si.

Próximo turno para Sonvak

Anuncios