Acabaría con él.

9 02 2010

¿Acabaría con él?, ¿sería capaz de asesinarlo?.

Dudó unos segundos, pero con firmeza pisó el acelerador de su automóvil y como una exhalación el coche se disparó hacia delante, arrollando a su novio y lanzándolo cinco metros en la calzada.

Ya no había marcha atrás. Sus ojos se llenaron de lágrimas y en ese momento se dio cuenta de la locura que había cometido. Detuvo el coche nada más girar la calle y asomó la cabeza para mirar como yaciá su cuerpo inerte en el suelo del asfalto mojado en aquella oscura vía por donde no pasaba nadie.

_Lo he hecho!!, se dijo.

A fin de cuentas es lo que deseaba después de haberse enterado de que la engañaba con otra mujer. Ella era muy posesiva y ya le había avisado de que jamás consentiría que le pusiera los cuernos. Pero él parece que aquello no se lo tomó muy en serio.

Aquella noche él se despidió de ella con la excusa de ir a casa de unos amigos para tomar unas copas y ver el partido que retransmitían por la televisión. Desde luego ya tenía sospechas fundadas porque en alguna ocasión ya le había interceptado algún mensaje más que sospechoso en el móvil.

Dejó que saliese por el portal, ella tenía la ropa por debajo de la bata y enseguida bajó apresuradamente para no perderlo de vista. El cogió un taxi, y ella se metió en el coche para arrancarlo y a continuación seguirlo sin que notase su presencia.

Después de un buen rato conduciendo, que le pareció un siglo, se detuvo a unos cien metros del taxi, que ya se había detenido. Observó con atención como se bajaba del mismo y se dirigía hacia un edificio que parecía de oficinas. En ese momento recordó una vez que se detuvieron allí y él subió con la excusa de ver a un cliente.

Después de unos minutos de nerviosismo sin saber que hacer, en una de las ventanas del tercero se encendió la luz , y dejó ver perfectamente a dos personas como se abrazaban y besaban con pasión desbordada.

Sacó los prismáticos que guardaba en el bolso y contempló con horror que era su novio con una mujer mucho más joven que ella. Casi le da un ataque de ansiedad, tuvo que salir el coche para que le diera el aire. Caminó un poco para tranquilizarse aunque se tiraba de los pelos, y regresó al interior del vehículo. Puso la radio y esperó con paciencia…

Lo siguiente ya lo sabéis.

Próximo turno Sonvak.

Anuncios




Y aunque me reviente decirlo, tienes razón.

29 11 2009

(Este reportaje lo encontré en internet)

Dinero, sexo, tiempo libre, vacaciones, tareas domésticas, familia, trabajo e hijos son las temáticas habituales, pero, ¿cuál de ellas es realmente la más recurrente?. Los hombres lo tienen claro: casi un 20% considera que la familia del cónyuge es el principal motivo que les lleva a enzarzarse en una discusión. Ya sea por intromisión de la familia en la intimidad de la pareja, o por desavenencias con la siempre mencionada suegra. Para las mujeres, la toma de decisiones conjuntas sobre dinero y el tiempo libre son los temas más controvertidos. Para ellas, las desavenencias a la hora de administrar los bienes comunes (17,61%), o el hecho de no ponerse de acuerdo para planificar las vacaciones o los ratos de ocio (22,60%), son lo que las empuja a discutir.

En una relación de pareja, puede haber numerosas razones que provoquen grandes o pequeñas disputas. PARSHIP.es, la agencia online para la búsqueda de pareja estable, ha encuestado a más de 1.000 personas para averiguar cuáles son los motivos principales de discusión de las parejas de nuestro país. Dinero, sexo, tiempo libre, vacaciones, tareas domésticas, familia, trabajo e hijos son las temáticas habituales, pero, ¿cuál de ellas es realmente la más recurrente?
La familia, principal motivo de disputa para ellos.
Según se desprende de la encuesta, los hombres lo tienen claro: casi un 20% considera que la familia del cónyuge es el principal motivo que les lleva a enzarzarse en una discusión. Ya sea por intromisión de la familia en la intimidad de la pareja, o por desavenencias con la siempre mencionada suegra, lo cierto es que ellos culpan a los parientes de ser los causantes de la mayor parte de las riñas de pareja.
En el caso de los hombres, la opción menos votada (6,40%) y por tanto la que menos trifulcas provoca en casa, es todo lo relacionado con la educación de los hijos.
Dinero y tiempo libre, lo más importante para ellas.
Si la familia es lo que hace discutir a los hombres, para las mujeres, el dinero y el tiempo libre son los temas más controvertidos. Para ellas, las desavenencias a la hora de administrar los bienes comunes (17,61%), o el hecho de no ponerse de acuerdo para planificar las vacaciones o los ratos de ocio (22,60%), son lo que las empuja a discutir.
Si nos centramos en el tópico menos popular, vemos que, con tan sólo un 6,30% de los votos, el sexo es el tema que menos merece una disputa para las féminas.
Así que cariño, hagamos el amor todos los días.
Próximo turno para SONVAK.