Su alma perdió una parte de sí…

9 11 2009

Su alma perdió una parte de sí… de no, de quién, de dónde, de cuándo, de quizá, de quién sabe qué… quizá es que su alma no perdió nada, y tan solo estaba exagerando, pero es que se sentía desesperada.

Había desaparecido y todavía no sabía como había sido. No bien estaba como ya no. Le había extrañado que no diera señales de vida pero pensó que quizá simplemente era una mañana tranquilita. Sí, tranquilita, porque en realidad él solía alterarla, romper esa tranquilidad para hacerse dueño de su tiempo… Y aún así, tenía que reconocer que no podía vivir sin él, pues ahora que le faltaba se daba cuenta de lo importante que era.

Y es que la gran mayoría de los teléfonos de familia y amigos no se los sabía de memoria, y eso ya sin mencionar la agenda que le recordaba constantemente lo que tenía pendiente y sin la que ya no sabía que hacer!!… Y las fotos pendientes de descargar!!!!… “Ains”, pensó, “¿Dónde demonios he metido el móvil?

Próximo turno: ASPECTIVE

Anuncios