Llegar borracho todas las noches.

26 10 2009

Gorio

Eso es lo que hacía, llegar borracho todas las noches. Y no le importaba lo más mínimo que a su mujer le molestara tanto, porque apestaba a alcohol, y se tiraba encima de ella como un perro sarnoso y enrabietado, y si se negaba, la sujetaba fuertemente y la violaba con saña. Así que, ella se dejaba y no se movía, para no ofenderlo.

Pero ese día, lo planeó concienzudamente. Iba a asesinarlo. Todos sus males acabarían para siempre.

Llegó a la hora de siempre, tambaleándose y refunfuñando. Entró en el baño e hizo sus necesidades, por fuera como siempre, y  vomitó todo en la pileta. Se quitó la ropa y enfiló hacia la habitación. Aunque las luces estaban apagadas y no se miraba tres en un burro, su cuerpo se sabía de memoria el camino.

Se tiró en la cama esperando chocar contra el cuerpo de ella, pero se sobresaltó al comprobar que no estaba.

Entonces encendió la luz y lo ultimo que miró en su vida, fue a su mujer asiendo un hacha, la cual se la clavó en la cabeza con tal fuerza, que casi se le sale del sitio.

Así se liberó de ese malvado hombre que le había hecho la vida imposible durante 20 años. Ya desahogada, y con mucha calma, descolgó el teléfono y marcó el número de la policía.

Próximo turno para Sonvak.Aspective


Anuncios